Construye tu propio dojo – parte 2 de 3

Vamos a continuar con la construcción de nuestro dojo, que dejamos a medias en este post. Si recordáis, terminamos de colocar todas las planchas de copopren, pero no podíamos deslizarnos bien ni hacer movimientos fluidos porque este tipo de planchas no son nada deslizantes. Claro, no están diseñadas para esto!!!

Además, hasta donde habíamos hecho, no quedaba muy estético que digamos y, claro, ya puestos, pues nos gusta que quede más o menos curioso, ¿no creéis? Pues vamos a seguir, entonces.

Vamos a ver por dónde íbamos:

Ah, sí! Pero, no sé, da una sensación un poco claustrofóbica… A ver qué podemos hacer… ¡Pues claro! Vamos a poner en esa triste y descascarillada pared un espejo. ¡Qué buena idea! Entonces:

3. Colocar un espejo. Venga, quitamos unas cuantas planchas para no dañarlas con las esquinas del espejo y ponemos unos cartones en la zona donde vamos a colocarlo:

Cambia un poco, ¿eh?. Ahora parece más grande! Estoy deseando ver cómo queda, así que vamos a quitar la escalera, los cartones y volver a poner todas las planchas en su sitio. Y ahora que lo pienso, también vamos a darle la vuelta a la estantería de la derecha para que la superficie sea más uniforme y tenga el aspecto de una pared:

Esto ya va tomando forma! Parece mentira lo que hace un espejo, ¿verdad? Y a todo esto, ¿qué tamaño tiene y cuánto cuesta? Pues el que pusimos nosotros tiene 4 metros de largo y 2 metros de alto y, en realidad, son 2 espejos de 2 m x 2 m. Lo encargamos a un cristalero y su precio fue de 240 euros, montaje incluido.

¡Bueno! Ya nos queda menos. Está solucionado el tema claustrofóbico y una parte de la estética. Sin embargo, nos falta lo más importante para poder practicar cómodamente. ¿Que qué es? Pues el deslizamiento! Si no podemos movernos con soltura y fluidez por el tatami, no podremos realizar las técnicas correctamente y nos veremos torpes y lentos. Así que, vamos a ver qué solución le damos. Está claro, hay que poner… DE ESO NADA, no os lo digo hasta el próximo y último artículo de esta colección. ¡Estad atentos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *